Background

Proverbios 28

  • cover play_arrow

    PLAY EPISODE


Un Proverbio al Día
Un Proverbio al Día
Transcrito arrow_drop_down

Transcrito

Un Proverbio al Día

Proverbios 28

El impío huye sin que nadie lo persiga, mas los justos están confiados como un león. Por la transgresión de la tierra, muchos son sus príncipes; pero por el hombre entendido y de conocimiento permanece estable. El pobre que oprime a los humildes es como lluvia torrencial que no deja pan. Los que abandonan la ley alaban a los impíos, pero los que guardan la ley luchan contra ellos. Los hombres malvados no entienden de justicia, mas los que buscan al SEÑOR lo entienden todo. Mejor es el pobre que anda en su integridad, que el que es torcido, aunque sea rico. Él que guarda la ley es hijo entendido, pero el que es compañero de glotones avergüenza a su padre. Él que aumenta su riqueza por interés y usura, la recoge para el que se apiada de los pobres. Al que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominación. Él que extravía a los rectos por el mal camino, en su propia fosa caerá; pero los íntegros heredarán el bien. El rico es sabio ante sus propios ojos, mas el pobre que es entendido, lo sondea. Cuando los justos triunfan, grande es la gloria, pero cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden. Él que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia. Cuán bienaventurado es el hombre que siempre teme, pero el que endurece su corazón caerá en el infortunio. Cual león rugiente y oso agresivo es el gobernante perverso sobre el pueblo pobre. Al príncipe que es gran opresor le falta entendimiento, pero el que odia las ganancias injustas prolongará sus días. El hombre cargado con culpa de sangre humana, fugitivo será hasta la muerte; que nadie lo apoye. Él que anda en integridad será salvo, mas el que es de camino torcido caerá de repente. Él que labra su tierra se saciará de pan, pero el que sigue propósitos vanos se llenará de pobreza. El hombre fiel abundará en bendiciones, pero el que se apresura a enriquecerse no quedará sin castigo. Hacer acepción de personas no es bueno, pues por un bocado de pan el hombre pecará. El hombre avaro corre tras la riqueza, y no sabe que la miseria vendrá sobre él. Él que reprende al hombre hallará después más favor que el que lo lisonjea con la lengua. Él que roba a su padre o a su madre y dice: «No es transgresión», es compañero del hombre destructor. El hombre arrogante suscita rencillas, mas el que confía en el SEÑOR prosperará. Él que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado. Él que da al pobre no pasará necesidad, pero el que cierra sus ojos tendrá muchas maldiciones. Cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden; mas cuando perecen, los justos se multiplican.

Comentario a los Proverbios de Mattew Henry

Versículo 1. El pecado acobarda a los hombres. Sean cuales sean las dificultades que el justo encuentre en el camino del deber, no le intimidan.

Versículo 2. Los pecados nacionales perturban el reposo público.

Versículo 3. Si las personas necesitadas tienen oportunidad para oprimir, su extorsión será más severa que la de los más ricos.

Versículo 4. La gente mala, de mala manera se fortalecen mutuamente.

Versículo 5. Si un hombre busca al Señor es buena señal de que entiende mucho y es un buen medio para entender más.

Versículo 6. El hombre pobre, piadoso y honesto es mejor que un rico impío y malo; puede dar más consuelo y es una bendición más grande para el mundo.

Versículo 7. Los compañeros de los hombres revoltosos no sólo entristecen a sus padres; los avergüenzan.

Versículo 8. Lo que es mal obtenido, aunque aumente mucho, no durará mucho. Así son recompensados los pobres y Dios es glorificado.

Versículo 9. El pecador con cuyas oraciones Dios está airado, es uno que obstinadamente se niega a obedecer los mandamientos de Dios.

Versículo 10. El éxito de los impíos es su propia miseria.

Versículo 11. Los ricos son tan adulados que se creen superiores a los demás.

Versículo 12. Hay gloria en la tierra cuando el justo tiene libertad.

Versículo 13. Necedad es dar el gusto al pecado y excusarlo. El que oculta sus pecados no tendrá paz verdadera. El que confiesa humildemente sus pecados, con arrepentimiento y fe verdaderos, encontrará la misericordia de Dios. El Hijo de Dios es una gran expiación. Bajo una profunda convicción de culpa y de peligro, podemos pedir salvación de la misericordia que reina a través de la justicia para vida eterna por nuestro Señor Jesucristo.

Versículo 14. Hay un temor que causa felicidad. La fe y el amor librarán del temor a la desgracia eterna, pero siempre debemos tener temor de ofender a Dios y temor de pecar contra Él.

Versículo 15. A un gobernante malo, como lo llamemos, este versículo lo llama león rugiente y oso hambriento.

Versículo 16. A los opresores les falta entendimiento: ellos no consideran su propia honra, tranquilidad y seguridad.

Versículo 17. El asesino será acosado con terrores. Nadie deseará salvarlo del merecido castigo, ni lo compadecer.

Versículo 18. La rectitud dará a los hombres una santa seguridad en los peores momentos, pero el falso y deshonesto nunca está seguro.

Versículo 19. Los diligentes toman el camino para vivir cómodamente.

Versículo 20. El camino verdadero para ser feliz es ser santo y honesto; no formar repentinamente un patrimonio sin considerar bien ni mal.

Versículo 21. El juicio es pervertido cuando se considera todo menos el derecho puro.

Versículo 22. El que se apresura a ser rico nunca piensa seriamente con cuánta rapidez puede Dios quitarle su riqueza, y dejarlo en la pobreza.

Versículo 23. La mayoría, cuando reflexiona, tendrá mejor opinión del que reprende fielmente que del adulador que apacigua.

Versículo 24. Aquí está la maldad de quienes piensan que no es pecado robar a sus padres, coercionándolos, amenazándolos o despilfarrando lo que tienen, y endeudándose.

Versículo 25. Siempre están cómodos quienes viven en continua dependencia de Dios y de su gracia, y viven por fe.

Versículo 26. El necio confía en su propia fuerza, mérito y justicia. Confía en su propio corazón, que no sólo es engañoso por sobre todo, sino que lo ha engañado frecuentemente.

Versículo 27. El hombre egoísta no sólo no buscará objetos de compasión, sino que no atenderá a los que piden su atención.

Versículo 28. Cuando se pone poder en las manos del malo, los sabios declinan el oficio público. Si el lector lee diligentemente este y los demás capítulos, en muchas partes donde primero pudo suponer que había poco de Cristo, hallará aun lo que lo guía a Él.

Escrituras tomadas de La Biblia de las Américas Copyright 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation. Usadas con permiso; todos los derechos reservados.

Una Producción de Radio Resurrección.

Tagged as:

Episodios

Marca de Tiempo

Be the first to leave a comment

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Somos una Radio Cristocentrica, Evangelica y Misionera.

 

Comienza Tu Podcast

¿Es tu Podcast Bíblico? Puede alojarnos con nosotros. Sera un placer poder darte esta plataforma para que des a conocer lo que Dios te ha concedido.

0%

Inicie sesión para disfrutar de todas las ventajas.

Inicie sesión o suscríbase para continuar.

LoginRegister

Hazte Premium!

Disfrute de todas las funciones del acceso premium gratis.

Login

Stop following

Unfollow Cancel

Cancel subscription

Are you sure you want to cancel your subscription? You will lose your Premium access and stored playlists.

Go back Confirm cancellation